Orquidea Blanca

en busca de lo bello, simple y práctico

Quiere ser esposa – Parte 2


Foto por Jerry Liu

Como las historias en Parte 1, hay ciertos elementos que enriquecen el proceso de preparación de una mujer antes de llegar al matrimonio.

Aunque no están en ningún orden de importancia, puedes evaluarte y ver donde necesitas ayuda.

Dedicación. La mujer que quiere llegar a ser una esposa amorosa, servicial y divertida, tiene que tenerlo por objetivo y hacer todo lo posible por ser así cada día.

Aprender de los profesionales. No cabe duda que la mejor forma de aprender a es a los pies del experto. En este caso, es crucial pasar tiempo con esposas temerosas de Dios que están amando a sus maridos e instruyendo a sus hijos en los caminos de Dios. Esta no solo es una buena oportunidad para servirlas, sino para aprender de ellas.

Sacrificio. Entre más alto el precio, mas valor tiene un objeto. Si quieres ser una joya para tu marido, lo tienes que valer. Esto requiere mucho sacrificio durante los años de soltería. Cuando esta la tentación de bajar la guardia y seguir la corriente del mundo, debes pausar y preguntarte si esto te ayudara a ser una mejor esposa el día de mañana. Habrán muchas veces que lo difícil será lo correcto. ¡Algún día, tu esposo lo apreciara!

Responsabilidad. Las mujeres deben aprender a ser responsables no solo con su tiempo y dinero. Sino con muchas otras áreas de la vida que construirán o destruirán un matrimonio. Durante la soltería es donde se debe buscar a crecer en responsabilidad con palabras, promesas, compromisos, amistades, etc.

Investigar. ¿Cuántas mujeres llegan al matrimonio para llevarse gran sorpresa de lo que realmente implica ser esposa? La mujer que quiere ser la reina de su hogar, tiene que hacer sus tareas primero. Puede hacer entrevistas, tomar notas, leer libros, observar, cuestionar, y armar su propio cofre de tesoros (¡antes de llegar al matrimonio!).

Un plan. En Génesis Dios delineo el plan para la mujer: ser la que le ayuda a tener éxito a un hombre y tener hijos para criarlos en el temor de Dios. Esto no empieza del día en que dices “Si, lo acepto.” Esto comienza con un plan para llegar a ese día tan especial. Como cada vida y cada historia es diferente, cada plan será distinto. Algunos elementos de tener en mente: honrar a tus padres, sujetarte a las autoridades, saber cocinar, planificar un menú, saber ahorrar dinero, administrar finanzas, administrar un hogar, limpiar cocina, baño, pisos, muebles, cuidar niños, ensenar a niños, lavar ropa, aplanchar, hacer buen uso del tiempo, etc.

Disciplina. Similar al sacrificio, una vida disciplinada no es celebrada en esta cultura. Es admirada, bien, pero no estimulada. Ayuda mucho tener amistades con similares convicciones con las tuyas. En mi caso, esto me ayudo muchísimo a mantenerme lejos de tentaciones innecesarias en mi vida.

Seriedad necesaria. El matrimonio no es fantasía ni juego. Es algo bien sagrado a los ojos de Dios. La sociedad se burla del matrimonio, lo menosprecia, e invita a la mujer a ‘estar lista por si las cosas no salen bien’. Esto no es de Dios. Pero El si tiene el poder de vencer todas estas ideas y realidades tan negativas. Por eso la mujer que quiere triunfar en el matrimonio debe buscar darle la seriedad que Dios le da.

Estar fuerte y lista. Dios sabe el día y la hora cuando vendrá tu príncipe azul. Pero algo que si puedes hacer es buscar estar lista. El enemigo de la familia anda ferozmente buscando distraer a toda mujer con potencial de esposa y madre según el plan de Dios. Se fuerte y firme, ¡pelea la batalla! Después que hayas vencido, Dios te recompensara con un fuerte matrimonio.

Tiempo para entrenar y mejorar habilidades. Busca ser discipulada por una esposa y madre, sirve fielmente en una iglesia, reconoce y usa tus dones espirituales y talentos, ten una solida relación con una amiga, y crece en áreas de debilidad en tu vida.

 Puedes contestar esto con mucha sinceridad: ¿Le estoy dedicando mas importancia y prioridad a mi preparación para el matrimonio que a mis estudios o trabajo? Recuerda, donde esta tu dinero (recursos), ahi tambien esta tu corazón.

Hace 5 años yo era la mujer más feliz de la tierra porque era una novia recién casada. ¡Por fin! Mi enamorado desde los 17 años de edad ya era mi esposo. Disfrutamos una linda boda y nuestra luna de miel fue un sueño. Pero después… empezó la vida.

Por eso quería compartir muchas de las cosas que hubiera hecho mejor o diferente antes de casarme. Y aunque no puedo regresar el tiempo, quiero tomar estas lecciones para compartir con otras, y algún día no tan lejano, con mi hija también©

Advertisements

April 21, 2009 Posted by | ¡Un poco de todo!, Esposa, Finanzas, Hogar, Limpieza, Madre, Matrimonio, Metas, Mujer, Organizacion | , , , | 11 Comments