Orquidea Blanca

en busca de lo bello, simple y práctico

La única respuesta a la crisis y conflictos de los países Latinoamericanos

Muchas personas tienen una lista de cosas a realizar antes de morir. Yo creo que cada persona seguidora de Cristo debe incluir en su lista el ir a un viaje misionero por lo menos una vez en su vida. Estos viajes IMPACTAN la vida de una forma eterna. La vida de uno ya no es igual después de ir a un viaje misionero.

Durante mis años de adolescencia, tuve la gran bendición de asistir como traductora en viajes misioneros. Asistí en brigadas médicas, limpié casas afectadas por un huracán, ayude en construcción de casas y compartí con niños que no tienen nada más que un futuro gris.

Pero ya hacía años que no salía de mi zona de comodidad, dejaba a un lado mi agenda personal y salía al encuentro de una aventura preparada especialmente por Dios.

Este verano, mi esposo y yo tuvimos el gran honor de llevar a un grupo de 8 personas de nuestra iglesia en Miami a un viaje misionero a Managua, Nicaragua. No está de más decir que, de hecho, Nicaragua es un país muy, muy pobre. Terremotos, guerras y conflictos de políticos han producido un estanque de desarrollo casi incomparable en América Latina. Mi impresión es que en ese país están los pocos ricos, los pobres, y los más pobres. Hay muchos egresados de la universidad, pero poco empleo.  Conocimos muchas familias con bastantes hijos pequeños que viven en pisos de tierra, paredes de cartón y un techo lleno de goteras. Algunas de estas familias dependen de sus diarias ventas ambulantes para tener que comer ese día. Conocí jóvenes de 21 años, ya madres de 3 o más hijos.  Muchas familias son sostenidas económicamente por las mujeres. Realmente era inexplicable donde estaban los hombres de estos hogares. Varias mujeres nos hablaron de los vicios del progenitor que tienen a estas familias en la miseria. En la capital hay docenas de casinos. ¿Casinos? ¡Pero son tan pobres! Me pregunte esto una y otra vez. Esta es la realidad de un país en el corazón de América Latina.

Cuando salíamos a regalar comida, ropa y productos básicos de higiene, yo me preguntaba si había algo más que les pudiera yo regalar para cubrir un poco de sus múltiples necesidades. Al ver niños con solo una prenda de ropa, descalzos y sucios, solo pensaba en mis hijos. ¿Quién les ha hecho esto a estos pequeños? ¿Por qué ellos no pueden disfrutar de una crianza segura y sana como la de mis hijos? ¡¿QUE PUEDO HACER YO?!

Una y otra vez la respuesta era la misma: JESUS. Solo Jesus puede hacer la diferencia en las personas. Solo Jesus puede transformar corazones y vidas. Solo Jesus trae esperanza. Solo en Jesus pueden encontrar respuestas, cuidado, seguridad, paz, provisión, protección.

Le quiero dar eco a las palabras que uno de mis hermanos, Marcos, compartió a la congregación este domingo después de regresar del  viaje a Managua:

“Después de ver a estas familias en una situación tan dura y difícil, pase toda la primera noche del viaje preguntándome que podía hacer yo por ellos. El siguiente día tuve la respuesta: ¡compartirles de Cristo! El es el único que los puede sacar de esta miseria. Y a eso me dedique el resto de la semana. No sé si algún día me enterare cómo Dios los toco y transformo. Pero si estoy seguro que Dios lo está haciendo con todos aquellos que aceptaron a Cristo como su único Salvador.”

Fue un gran privilegio orar con muchas personas que aceptaron a Jesucristo como su Salvador. ¡Pasaron de muerte a vida! ¡Su destino eterno cambio! El gozo de ver el amor de Dios llenar la vida de una persona me impulsaba a buscar la siguiente persona con quien compartir la Buenas Nuevas.

Aunque el viaje misionero ya tuvo conclusión, quede retada a seguir viviendo como misionera en mi ciudad. Aun no he tenido la oportunidad de traer a alguien a Cristo, ¡pero lo añoro y le ruego a Dios que me use! (lastimosamente ya días no me sentía así) Ahora veo a mis vecinos con otros ojos. Ahora quiero entablar amistad con cualquier persona extraña. Ahora quiero ser la respuesta de alguien que se pregunta si Dios existe.

Mi reto y compromiso con Dios es de ser LUZ y SAL todos los días.

Dios, heme aquí, envíame a mí.

July 28, 2009 - Posted by | ¡Un poco de todo!

5 Comments »

  1. Karis, la verdad es que uno se acomoda demasiado y se nos olvida lo que en realidad importa…Contarle a las personas sobre el amor de Dios y la esperanza que pueden encontrar en El. Ultimamente Dios me ha estado hablando sobre esto, y sé que lo ha hecho a traves de este viaje que hicieron. Espero que cosas así se multipliquen en nuestras vidas, y que sean la regla y no la excepción.
    “Pues no me avergüezo del evangelio, porque es poder de Dios para todo el que cree” Romanos 1:16

    Comment by Angie | July 29, 2009 | Reply

  2. Karisa:
    Está muy bonito el video, sobretodo puedo afirmar que está muy original, ya que esta es la realidad.

    Sin duda que las buenas nuevas de salvación nunca pasarán de moda, nosotros somos los que nos estancamos, nos aburrimos y nos involucramos en las cosas de este mundo.

    Para nosotros en Managua; la venida de ustedes fue una tremenda bendición, pienso que el ánimo es mutuo. Dios ha traido esperanza a este país.

    Necesitamos promover los viajes misioneros con gente de nuestras iglesias, para que el Señor comience a ordenar nuestras vidas y podamos volvernos a nuestro primer amor que en muchos casos hemos perdido.

    Tengo esta convicción: El Señor nos salvó para usarnos en poblar el cielo con muchas almas.
    Si no vivimos para alcanzar este mundo con el evangelio de Jesucristo; es como estar muertos, sin sentido, sin propósito.

    Comment by ANGEL AMADOR | July 30, 2009 | Reply

  3. Hola Karissa: Realmente que si la vida no te cambiara con esta experiencia, seria trágico, les felicito por esta misión, mirando el video se me enchino la piel porque nos hace pensar lo cómodos que somos y como dejamos pasar los dias y no hablamos de Cristo a otras personas. Se me vienen tantas cosas a la mente al ver el video y leer lo que compartes, realmente me haz conmovido, siento pequeñito mi corazón. Dios conoce nuestros corazones y conoe el mio propio, y le pido que lo llene mucho mas de amor para trasmitirlo a otras personas y que ponga “deseos, deseos y mas deseos” en mi para vivir para El y servir a los demas. Gracias por compartirnos esta linda experiencia.

    Comment by Lina Mencia | July 31, 2009 | Reply

  4. Karissa: Gracias por compartir con estas personas y con nosotros del amor de Dios y darnos esperanza en Cristo. “Mirad cual amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce,porque no le conocio a el.” I Juan 3(1).

    Comment by Fanny Donado | August 1, 2009 | Reply

  5. que bueno que escribis esto, ahorita nuestra mayor necesidad es llevar el evangelio a todas las personas posibles, eso va a hacer la diferencia en nuestras vidas a nivel personal, no tanto la situacion de el pais, sino la situacion de nuestros corazones, que reconfortante🙂

    Comment by gabylagos | September 9, 2009 | Reply


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: