Orquidea Blanca

en busca de lo bello, simple y práctico

Para mi mamá: ¡Feliz Día de las Madres!

Foto por .mands.

Foto por .mands.

El día de las madres se celebra a todas las mujeres que han dado a luz un hijo. Y muy apropiadamente, toda madre merece ese día especial en donde la elogian sus hijos  y esposo.

Pero hay madres que merecen los honores más altos que se pueden dar.  

“Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú las sobrepasas a todas.” Proverbios 31:29

Mi madre, Lucy Guerra,  es una de ellas (por eso tengo huellas bien grandes que llenar).

Mi mama ha dedicado los últimos 28 años de su vida, como parte de su servicio a Dios, a la crianza de sus seis hijos. Por amor a nosotros y en obediencia a Dios, ella decidió llenar su vida de todas las bondades que solo una madre dedicada a sus hijos puede experimentar.

Ella nos enseñó con su vida e instrucción, que  Dios es amor. Pero hay que temerle grandemente.

Ella nos ha compartido a través de los años cosas grandes que Dios le ha mostrado y ha hecho en su vida.

Ella nos enseño a caminar como Jesucristo.

Ella nos enseño a servir, respetar y obedecer a nuestro papa.

Ella insistía, (muchas veces) contra viento y marea a vivir como hermanos, juntos en harmonía…porque eso le agrada a Dios.

Ella me enseño a cocinar desde mucho antes que me pueda acordar. No porque lo tenía que hacer, sino porque ella compartía todo lo que hacía conmigo, y mis hermanos.

Ella me enseño a aplanchar a los 5 años. No por abusar de mi, si no porque ella sabía que yo estaba lista. Lo cual me afirmo, a tan poca edad, que mi vida era bien importante para la familia. Poder contribuir en la familia siempre me ha llenado de propósito.

Ella me dejo costurarle una faldita a una muñeca antes de los 10 años. Lo hizo para mostrarme que muchas cosas difíciles se pueden alcanzar con paciencia, dedicación y práctica.

Ella se sentaba con nosotros a ver TV, para podernos explicar si lo que mirábamos iba de acuerdo a la Biblia, o no. Siempre nos limito a 2 horas al dia el uso del TV en nuestra casa. Ella quería que usáramos nuestra creatividad y energías fuera de la casa, en la cocina, sumergidos en libros y compartiendo como hermanos.

Ella nos enseño a orar por otros niños de la iglesia que estaban enfermos o estaban pasando momentos duros.

Ella me ayudo a compartir el evangelio por primera vez  a una vecinita, Candy, cuando yo solo tenía 6 años.

Ella nos ponía a orar por mi papa, cuando el tenia un evento importante en la iglesia, o cuando estaba de viaje.

Ella hacia dibujos grandes en cartulina que demostraban alguna cualidad bíblica. Lo pegaba en una pared del cuarto, y nos ayudaba a memorizar un pasaje bíblico.

Ella, con mucho coraje, tomo la responsabilidad de educarnos en el hogar. Por el sencillo motivo de instruirnos exclusivamente en los caminos de Dios. Por esto estaré eternamente agradecida.

Ella nos enseño que el valor de las personas no está en lo que poseen o su apariencia física, sino en el valor que tienen ante Dios.

Ella nos animaba a extender una mano de amistad o servicio antes de juzgar o criticar a alguien.

Ella nos recordaba de la gran bendición que era servir al Dios viviente.

Ella fue la que me dijo que las cosas de mayor valor en la vida, son las más difíciles de alcanzar. ¡Pero que valía la pena esperar por lo mejor!

Ella me decía que oraría mucho por mi futuro esposo, cuando yo mostraba pobre carácter en ciertas situaciones.

Ella me ha amado, apoyado, corregido, guiado, y escuchado.

Ella sigue compartiendo su vida conmigo. Ella es una gran mujer. ¡Y le doy gracias a Dios por su vida!

Lucy, con su esposo, 4 de los 6 hijos, yerno y 2 nietos - Abril 2009

Lucy, con su esposo, 4 de los 6 hijos, yerno y 2 nietos - Abril 2009

 

“Abre su boca con sabiduría…Sus hijos se levantany la llaman bienaventurada.”  Proverbios 31:26, 28

Advertisements

May 9, 2009 Posted by | ¡Un poco de todo!, Hijos, Hogar, Madre | , , , | 5 Comments