Orquidea Blanca

en busca de lo bello, simple y práctico

El llamado Supremo de la Mujer

Foto por singleframe

Cuando Dios creó al hombre, vio que no era bueno que estuviera en solitud. En otras palabras, el hombre no podía solo con la vida. Por eso fue que Dios le dio una mujer, una ayudante, una compañera. Juntos debían de enfrentar problemas y grandes retos, pero al mismo tiempo compartir de los mejores momentos de sus vidas. El hombre iba a guiar a su familia en el temor de Dios y trabajar con mucho esfuerzo físico para proveerle a su esposa. Mientras tanto, la mujer estaría en casa cuidando y enseñando a los más pequeños y dando guía para mantener orden en el palacio de un imperio muy importante: su familia.

Pero, ¿Por qué esa idea suena tan obsoleta estos días? ¿Por qué pensamos que la mujer que se queda en casa está perdiendo su oportunidad de seguir sus sueños?

¿Habrá Dios cambiado la estrategia original desde que creó a la mujer?

La respuesta es: ¡NO! No hay otro lugar en esta tierra donde una mujer se va a sentir más feliz, realizada y útil que dentro del plan extraordinario de Dios: en su casa, sirviendo a su esposo y criando a sus hijos en el temor de Dios.

Una mujer que aun no está casada debe servir a sus padres, sus hermanos, ¡y a la iglesia! Una mujer soltera deber buscar descubrir sus dones espirituales y sus talentos para ponerlos al servicio de otros. Este es el perfil de una mujer verdaderamente realizada.

Para una mujer que está casada y con hijos, cualquier logro fuera del rol de esposa o madre, se queda corto, en gran desventaja, al compararse con el gozo y recompensa de ser la reina de su hogar. Hay que experimentarlo para creerlo.

Advertisements

March 13, 2009 Posted by | ¡Un poco de todo!, Esposa, Hogar, Madre | , , , , , , | 4 Comments